Groupon en tu móvil

Descargar aplicación ya

7 paradas para conocer Cantabria y Asturias a ritmo del chacachá del tren

Dicen que ahora que ya es primavera, que abril –y sus aguas mil- ya han pasado, que aún no hace el calor del verano y que las flores lucen con todo esplendor, es el mejor momento para conocer el Norte; y razón no les falta. Los verdes son más intensos, la probabilidad de lluvia –aunque ahí sigue- es menor que en otoño o invierno… ¡Todo son ventajas!

Si vas a hacer puente en San Isidro, tienes un día colgando y planeas escapada, tienes vacaciones a la vista, te apetece un viaje de los de ponerte las botas (comiendo y para hacer  senderismo), tienes unos días libres pero no mucho dinero… el Norte es tu destino.

Y aunque Galicia y País Vasco también son estupendas, la propuesta es conocer Cantabria y Asturias. ¿Por qué? Pues porque estas autonomías vecinas son geniales para recorrerlas en tren. Si no tienes coche o no te apetece cogerlo para disfrutar al máximo de la sidra, el orujo de Potes o el vino Tostadillo de Liébana, non ti preocupare y conoce los 7 destinos imprescindibles para conocer Cantabria y Asturias a ritmo del chacachá del tren:

1) Santander

Bañada por el Cantábrico, esta urbe señorial comparte con sus localidades vecinas el buen gusto por la gastronomía y un patrimonio plagado de castillos y edificios señoriales. Entre todos ellos destaca el Palacio de la Magdalena, un edificio de inicios de 1900 que fue palacio real y actualmente es sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Su catedral, el edificio de su Ayuntamiento y, cómo no, su bella bahía, son otros enclaves turísticos que no debes perderte.

2) Torrelavega

Playa e historia se dan la mano en la segunda ciudad más importante de Cantabria. Aunque es famosa por su faceta industrial tiene mucho que visitar: el Palacio de Demetrio Herrero, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, la Casona Calderón, el Conjunto Monumental de Viérnoles… son solo parte de un patrimonio rico también en gastronomía.

Y si lo tuyo es la naturaleza, visita el Parque seminatural de la Viesca y el Pico Dobra, las vistas desde su cumbre (a 606 metros) son preciosas. Y si tienes la suerte de ir en miércoles, visita el Mercado Nacional de Ganados Jesús Collado Soto.

3) Cabezón de la Sal

Su nombre no es arbitrario, y es que antes su economía dependía principalmente de la extracción de sal. Yacimientos prehistóricos, el museo de la Naturaleza de Cantabria –situado en el Palacio de Carrejo-, el Palacio-torre de los Monasterio, el parque natural del Saja y en Virgen de la Peña… son solo parte de su patrimonio.

Y por supuesto, no olvides saborear sus platos: el chuletón de vaca tudanca no tiene nada que envidiar al afamado chuletón de Ávila. El cocido montañés, el lechazo, los guisos de trucha, el cocido montañés y, de postre los Palucos de Cabezón, un dulce de coco, azúcar y miel. ¡Llevar todo el año a dieta compensa!

4) San Vicente de la Barquera

Marinera, famosa por ser la tierra de David Bustamante – quien no recuerda los tiempos del primer Operación Triunfo- y por resumir la cara rural de Cantabria, San Vicente de la Barquera acoge un impresionante conjunto monumental en su casco histórico –declarado Bien de Interés Cultural de Cantabria-. El puente de Maza, el castillo, los restos de la muralla y, como no, sus playas son parte del atractivo de esta ciudad marinera y plagada de barquitos de colores.

No te vayas sin probar la marmita barquereña, un guiso de bonito y patatas con denominación de origen local y muy sabroso.

5) Llanes

¡Bienvenido a Asturias! Fabadas, bollos preñaos, sidra, queso cabrales… y un sinfín de platos ricos ricos te esperan en este Principado. Aunque el olor de estos productos se nota en el ambiente, lo que se respira en Llanes es, ante todo, naturaleza intensa.

Playas de arena y piedra con ‘esculturas naturales’ creadas por la erosión del mar y el viento como en la Playa de Cuevas del Mar. La playa de Barro o el paseo de San Pedro, con su mirador, son otras dos maravillas naturales. Y si eres cinéfilo, acércate al Palacio del Partaríu, escenario principal de El Orfanato, la película de Bayona.

6) Ribadesella

Famosa por el descenso del río Sella, Ribadesella es un municipio donde predominan la naturaleza y donde los amantes del turismo activo se sentirán en su salsa. Ubicado en el corazón de Asturias, este municipio es un punto de origen perfecto para rutas de senderismo, en bicicleta… o un sinfín de actividades al aire libre. Y si te gusta la historia, visita las cuevas de Tito Bustillo y El Pindal y conoce el arte rupestre.

7) Oviedo

La capital asturiana es una ciudad repleta de historia. Fundada en el s. VIII, cuenta con una gran tradición y un amplio legado prerrománico y medieval que puede apreciarse en edificios religiosos como la catedral, el testero de San Tirso o el monasterio de San Vicente; y civiles, como la Casa de la Rúa, la Universidad o el Ayuntamiento.

Y además… 3 trenes turísticos para completar tu viaje sobre raíles:

Deja un comentario

Por favor, conoce nuestros Términos y Condiciones.

(no será publicado)

Deja un comentario